Cómo hacer un Plan de Social Media Marketing perfecto

¿Qué es un Plan de Social Media Marketing perfecto? Esta semana he preparado un post sobre cómo crear una estrategia en los medios sociales.

Es el primer paso a dar antes de introducir tu empresa o marca personal en las redes sociales.

Si estás buscando cómo preparar un social media plan, te animo a que sigas leyendo estas líneas.

¿Estás preparado? ¿sí? Pues vamos al lío 😉

 

¿Qué es un plan de social media marketing?

Antes de meternos en materia, lo mejor es definir qué es un plan de social media. 

Es un documento que recoge los pasos y la estrategia a seguir en nuestros perfiles sociales ayudándonos a conseguir nuestros objetivos. 

Además, en él se establecen las actividades y pautas que se efectuarán para tener éxito en las diferentes redes. 

¿A qué ahora ya no te suena tan raro? ¿verdad? Seguro que te va gustando más la idea. 

Paso a paso para hacer un Plan de Social Media Marketing

Hemos visto en qué consiste y para qué sirve. Ahora nos vamos a centrar en cada uno de los pasos.

Pero primero tienes que saber las secciones en las que se divide:

  1. Análisis
  2. Objetivos
  3. Target o público objetivo y medios sociales
  4. Estrategia.
  5. Quién o quiénes gestionarán el plan
  6. Gestión de crisis
  7. Medición de los resultados
  8. Revisión del plan
  9. Presupuesto

 

9 pasos para crear un plan de social media

Análisis

Antes de crear una estrategia, debemos realizar un estudio de la marca. Realizaremos un análisis previo que evalúe la situación actual de la empresa. 

¿Cómo lo haremos? Llevando a cabo un análisis interno y externo. El primero hará que conozcamos mejor nuestra empresa y en qué punto se encuentra.

Con el segundo, sabremos la situación actual del mercado y la competencia.

Análisis interno

Cuando efectuamos una investigación interna de una marca, aplicaremos el análisis llamado DAFO.

¿Lo has oído alguna vez? ¿no?  No te preocupes, enseguida lo sabrás. 

Las siglas DAFO significan: debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades

Dirás y eso qué es. Para entenderlo mejor voy a usar un ejemplo muy secillo.

Imagínate que estás empezando con tu marca personal y acabas de finalizar tus estudios en diseño gráfico. Y tu objetivo es ser diseñador gráfico freelance.

En la siguiente tabla, te detallo los puntos a tener presentes: 

 

Análisis externo o de la competencia

Investigar y analizar a la competencia te ayuda a conocer mejor la situación del mercado. Así como, saber cuál es su estrategia para poder diferenciarte.

Incluso, te permite ver los errores que está cometiendo y, así, evitarás caer tú en ellos.

Por otro lado, nos servirá para obtener ideas. ¡Ojo! Esto no quiere decir que copies, si no que tomes nota y busques inspiración.

Fíjate en qué redes sociales está presente, el número de fans o seguidores, qué resultados está obteniendo, su reputación, los servicios qué ofrece, la satisfacción de los clientes, sus productos…

Todo el estudio nos proporcionará datos significativos que nos ayudará a trazar la estrategia de nuestra marca personal o negocio

Fijar los objetivos

La fijación de los objetivos es el punto donde empezará a coger forma nuestro social media plan.

En esta parte del proceso, debemos preguntarnos lo siguiente: ¿Qué queremos conseguir? ¿Y por qué deseamos que nuestra imagen este en el mundo digital?

Una vez contestadas estas cuestiones, toca ponerse a hacer una lista con los objetivos a alcanzar.

Los objetivos tienen que ser reales y cuantificables.

Por supuesto, deben estar marcados en el calendario y establecerse una fecha exacta para cumplirlos. De esta manera, podremos ver si nuestro plan está siendo efectivo o no.

A continuación, te pongo unos ejemplos de objetivos en redes sociales:

 

500 seguidores en Instagram en seis meses

Aumentar el tráfico de mi web en un 20 % procedente de Facebook, Twitter y Linkedin en tres meses

Alcanzar los 3000 seguidores en Twitter en tres meses

Conseguir llegar a más clientes a través de Linkedin

 

Los mencionados son los conocidos como cuantitativos. Sin embargo, no podemos dejar a un lado los cualitativos. Aunque no sean tangibles forman parte de una estrategia de social media.

Usando el ejemplo anteriormente expuesto, pueden ser: dar a conocer una marca, mejorar su reputación o la atención al cliente… 

Target o público objetivo

Seleccionar el target o público requiere una investigación previa que determina dónde se encuentra, es decir, en qué medios sociales están. 

También conocerás su comportamiento y podrás ofrecerle lo que buscan.

Otro dato importante es su edad y sexo para poder adaptar el estilo, el tono y lenguaje. 

Debes crear contenidos originales y creativos que despierten su interés y reacciones. Así, lograrás conectar con ellos y aumentarás las interacciones. 

Siguiendo con el ejemplo del diseñador gráfico, vamos a analizar cuál sería nuestro público objetivo:

 

Edad y sexo: 25 a 60 / Mujeres y hombres

Intereses: Negocios / Emprender/ Freelance/ Pymes/ Empresas

Medios Sociales: Linkedin / Twitter/ Facebook/ Pinterest/ Instagram / Plataformas de trabajos/ foros

 

Estrategia

Ya tenemos definido a quién nos vamos a dirigir y conocemos cuáles son sus gustos e intereses. También sabemos en qué redes sociales tienen presencia. 

¿Y ahora?… llega el momento de definir la estrategia en redes sociales

Lo primero es decidir en qué redes sociales tendremos presencia. Como ya sabemos dónde se encuentran, abriremos perfiles en las diferentes redes.

Antes, como sabes, he comentado que cada red social es diferente. Por ello, adaptaremos nuestras acciones y contenidos a cada una. 

Aunque no quiere decir que no tracemos actividades y contenidos comunes.

Por ejemplo, si hacemos un taller online con el fin de dar a conocer nuestra marca. Lo promocionaremos en todos nuestros perfiles sociales. Eso sí, adaptaremos el copy para Facebbok, Twitter o Instagram y la imagen. 

Volviendo a la estrategia, determinaremos cuántas veces publicaremos a la semana, qué tipo de contenido, publicaciones del blog…

Por otro lado, detallaremos las actividades puntuales como concursos, promociones, ofertas, contenidos especiales, campañas… 

Todo debe quedar recogido en un calendario para que no se nos pase y podamos organizarlo con antelación

Quién o quiénes gestionan la estrategia

Decidir quién o quiénes serán los responsables de materializar el plan de social media es otro punto esencial. Te preguntarás porqué. 

Dependiendo de la persona qué elijas se alcanzarán los objetivos marcados o no. Selecciona correctamente al personal o persona. 

Mi recomendación debe ser una persona con conocimientos y formación en redes sociales, es decir, un buen community manager con experiencia

Gestión de crisis

Al incorporar a una marca al entorno digital está expuesta a sufrir crisis de reputación.

Normalmente, suelen producirse por el descontento de algún cliente que no a quedado satisfecho con nuestro servicio o producto. 

Algo negativo y que afecta a la reputación de nuestro negocio. Incluso, puede cargarse el trabajo de meses.

Lo mejor es estar preparado para hacer frente a esta circunstancia, ¿no crees?

Por eso, debemos preparar un plan de acción en el que queden fijados los pasos a dar en caso de crisis.

Para estar prevenidos en el caso de que se produzca y, así, actuar de inmediato frenando la crisis lo más pronto posible. 

En este apartado, específica cuál será el plan de actuación en la gestión de la crisis. Define los pasos a seguir y establece un protocolo de acción de crisis. 

Igualmente, plasma quién se ocupará de solventarla y qué se considera una crítica fuerte, moderada o leve. 

 

Medición de los resultados

El punto clave es la medición de los resultados. Nos sacará de dudas y sabremos si estamos consiguiendo los objetivos marcados o no. 

Revisando las métricas comprobaremos si hemos logrados lo que nos planteamos en un primer instante.

Las herramientas que puedes usar son las estadísticas de Twitter, Facebook, Instagram, Google Analytics... Y debes complementarlas con otras de pago. (De esto, hablaré en siguientes post).

Revisión del plan

Al trabajar en un entorno digital cambiante y lo que sirve hoy dentro de unos meses tal vez no. 

Es necesario crear un apartado dentro del social media plan estableciendo cada cuánto tiempo lo revisaremos. 

Generalmente, suele ser cada seis meses o una vez al año. Pero los cambios en los algoritmos en las redes sociales provocan la modificación de nuestras actuaciones. 

Aunque también puede suceder que los objetivos se hayan superado antes de lo esperado. En tal caso deberíamos volver a revisarlo.  

Presupuesto

He dejado para el final la sección del presupuesto. No obstante, hay algunas personas que considera que es mejor situarlo al principio.

Desde mi punto de vista, creo que es mejor dejarlo para al final. No es por una cuestión de gusto. Pienso que podremos detallar con mayor precisión la inversión que necesitarmos. 

Un ejemplo, sería el gasto mensual en campañas en Facebook ADS, en Twitter ADS…

Además, de las herramientas que necesitaremos para la programación de redes, monitorización de la marca, gasto en banco de imágenes, herramientas de diseño…

Todo esto debe estar reflejado para evitar pasarnos de la inversión establecida. 

¿Crees que es necesario un plan de social media perfecto? ¿Añadirías algo más?

Si estás pensando en desarrollar el tuyo propio y tienes dudas, estaré encantada de ofrecerte mi experiencia para desarrollarlo juntos 😉  

[Total:5    Promedio:5/5]
Publicado en marketing digital, redes sociales.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.